Durante el curso 2017-2018, el master Arte: Idea y Producción, de la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, desarrolló el proyecto Territorio Crítico, un programa transversal a los diferentes itinerarios del master, con el objetivo de servir como puente entre el entorno artístico académico y el profesional.

Entre diciembre de 2017 y mayo de 2018, se organizaron talleres con los artistas Sergio Zevallos, Inmaculada Salinas e Isaías Griñolo, y un grupo de artistas desarrolló varios proyectos de investigación con el apoyo curatorial de Después del futuro/بعد المستقبل/After the future (Charo Romero Donaire y Jose Iglesias Gª-Arenal), que fueron mostrados en la exposición Territorio Crítico. La Ciudad.

A partir de una refexión colectiva en torno a la ciudad de Sevilla, trece artistas y alumnos del máster, Ava Arochena, Ismael Barraso, Maripaz Del Toro, Helena Hernández, Esther Pancorbo, Marta Pérez y Celia Valero, Melba Pineda, Constanza Reyes, Diego Reyes, María José Sotomayor, Wanting Yang y Guiomar Yáñez, extendieron los procesos artísticos del master hacia un contexto y ritmo diferente, que les permitió experimentar con otros lenguajes y estructuras expositivas.

Esta publicación recoge, junto a la plataforma web del proyecto, los proyectos que se mostraron en la exposición Territorio Crítico. La Ciudad.

 

Mesa redonda ‘Arte, educación, formación e instituciones’

Con motivo de la inauguración de la exposición ‘Territorio crítico. La ciudad’ en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, se organizó una mesa redonda para reflexionar sobre diferentes modelos de trabajo en torno a la práctica artística, la educación y la formación, así como sobre el propio proyecto Territorio crítico, a partir de dos proyectos concretos muy diferentes (UNIA arteypensamiento y el Departamento Educativo del C3A) y de una presentación de la artista María Alcaide sobre su experiencia como “alumna profesional”.

IMG_7073

Joaquín Vazquez, BNV Producciones, hablando sobre el proyecto UNIA arteypensamiento.

 

IMG_7080

Rubén Barroso, artista y educador, presentando el Departamento Educativo del C3A de Córdoba.

 

IMG_7091

La artista María Alcaide, artista de traca y alumna profesional, hablando sobre su metodología de trabajo en relación a diferentes instituciones académicas.

 

IMG_7093

TERRITORIO CRÍTICO.png

Esta exposición recoge el trabajo de trece artistas y alumnos del máster, Ava Arochena, Ismael Barraso, Maripaz Del Toro, Helena Hernández, Esther Pancorbo, Marta Pérez y Celia Valero, Melba Pineda, Constanza Reyes, Diego Reyes, María José Sotomayor, Wanting Yang Guiomar Yáñez, que han trabajado desde Territorio Crítico sobre la ciudad de Sevilla.

La exposición Territorio Crítico. La Ciudad, que tendrá lugar el miércoles 30 de mayo a las 20:30 horas en el Espacio Laraña de la Facultad de Bellas Artes. Calle Laraña, 3. Sevilla. Previamente, a las 18:30h, tendrá lugar una mesa redonda para dialogar sobre el proyecto conformada por Mar Villaespesa (curadora independiente y crítica de arte), Joaquín Vázquez (director de BNV Producciones), Rubén Barroso (artista y educador del Dpto. Educativo del C3A) y María Alcaide (alumna profesional y artista de traca).

El programa Territorio Crítico es una propuesta del máster en Arte: Idea y Producción, de la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, con el objetivo de organizar un programa transversal a todos los itinerarios y asignaturas del máster, y que sirva como puente con el entorno artístico profesional.

Durante los últimos 6 meses, se han organizado talleres con los artistas Sergio Zevallos, Inmaculada Salina e Isaías Griñolo, y un grupo de alumnos ha desarrollado proyectos de investigación con el apoyo curatorial de Después del futuro/بعد المستقبل/After the future (Charo Romero Donaire y Jose Iglesias Gª-Arenal).

Esta exposición recoge el trabajo de trece artistas y alumnos del máster, Ava Arochena, Ismael Barraso, Maripaz Del Toro, Helena Hernández, Esther Pancorbo, Marta Pérez y Celia Valero, Melba Pineda, Constanza Reyes, Diego Reyes, María José Sotomayor, Wanting Yang yGuiomar Yáñez, que han trabajado desde Territorio Crítico sobre la ciudad de Sevilla.

Sevilla es bella porque siempre es nueva, escribía Chaves Nogales en su libro ‘La Ciudad’. Los doce proyectos que aquí se presentan muestran una ciudad compleja y en transformación, donde la historia y las costumbres locales se tensan con los cambios de un orden neoliberal internacional. El turismo, la fiesta, la memoria, la religión, la relación con Sudamérica y otros contextos, la producción de imágenes o los valores tradicionales, son algunos de los elementos que estos artistas han trabajado desde bagajes muy diferentes y a partir de sus vivencias en esta ciudad durante casi un curso.

Hay ciudades eternas, inmutables; son esas ciudades en las que suenan del mismo modo, desde hace muchos siglos, unas mismas campanas; ciudades en las que hizo presa una catedral o un castillo; ciudades en las que se alza una montaña o se precipita el mar. En ellas se achican las almas, que se mudan en cicateras y débiles, y la vida se acorta. Pronto el espíritu se hace viejo y achacoso, y hay siempre un invencible agobio de eternidad, que arrastra a las almas penosamente, envaradas por una prematura vejez. No se envejece en Sevilla. (Chaves Nogales, 1920)

Estos trece artistas nos muestran una ciudad joven, pero que no olvida su pasado, que lo cuestiona y reescribe. Es una visión plural desde proyectos que apuntan a investigaciones profundas y rigurosas, sin renunciar a una sensibilidad sutil y transformadora; que se relacionan con lenguajes contemporáneos aprendidos en diálogo con lugares distantes y cercanos, nómadas. Una generación inquieta y rica en experiencias, con ganas de crecer y hablar.

  No se envejece en Sevilla. 

Visita de Sergio Zevallos a Sevilla

El primer evento del programa Territorio Crítico fue la visita de Sergio Zevallos a Sevilla, para compartir varias sesiones con los alumnos del master en Arte: Idea y Producción.

La invitación estuvo conducida por cuatro preguntas, que dieron pie a una serie de conversaciones:

1-Marcas tu nacimiento como tu primera performance. Desde ahí entendemos que a lo largo de tu vida, tu trayectoria vital y profesional se funden de un modo complejo y orgánico, donde formatos, disciplinas, instituciones o colaboraciones son fases puntuales dentro de una proceso mayor. Nos has comentado que entiendes la práctica artística como una “tecnología sensual” con la que acercarse a diferentes situaciones, a contextos específicos.

¿Podrías profundizar en esto y explicar cómo has desarrollado diferentes “tecnologías sensuales” dependiendo de las diferentes situaciones que te has encontrado? Particularmente, ¿cómo han sido estos procesos en relación a otras personas? Pensamos tanto en el Grupo Chaclacayo como en colaboraciones con otros artistas, curadores u otros agentes.

2-En los últimos trabajos que hemos visto en documenta (las instalaciones que se han mostrado en Atenas y Kassel) veíamos un gran esquema que parecía relacionar flujos económicos y orgánicos, y culminaba en un archivo donde se mezclaban procesos asociados a la antropología colonial e imágenes de cabezas reducidas o trepanadas. Una gran “máquina de guerra” (como titulas el trabajo) alrededor de mecánicas y aparatos que regulan el cuerpo y que parecen objetualizarlo y reducirlo a datos archivables. De hecho, llevas un tiempo investigando los restos humanos que se encuentras en las colecciones de museos etnográficos occidentales. ¿Podrías hablar de las relaciones entre cuerpo orgánico y archivos? Aunque en estas íltimas obras es un tema explícito, el acercamiento al cuerpo como un material en descomposición que se encuentra con otras sustancias se puede ver en tus primeras performances e instalaciones. ¿Dirías que ha habido un cambio en tu forma de entender el cuerpo o que las diferencias que se ven al revisar fotografías de tus trabajos están dentro de una misma evolución?

3-Volviendo a estos últimos trabajos presentados en documenta, una de las cosas que se pueden leer es la crítica a un modelo único de saber basado en taxonomías que ordenan el mundo a partir de una razón antropocéntrica, un modelo occidental y colonial del conocimiento. Frente a este esquema, tú defiendes el saber como relaciones, no como objeto autónomo, sino como un elemento circunstancial. Profundizando en esto, ¿cómo afecta a tu metodología de trabajo? “A war machine” estaba basada en un archivo particular donde han colaborado varias personas, ¿que estrategias habéis utilizado para trabajar la información y los archivos?

4-Una de las líneas que nos interesa trabajar en Territorio crítico son las posibilidades de los documentos y los archivos como herramientas de ficción, no como reveladores de verdades, sino como instrumentos que pueden escribir y reescribir. Nuestra relación con tu trabajo se ha basado en documentos (fotografías, catálogos, textos, videos, webs…), varios de los primeros trabajos con el Grupo Chaclacayo, se hacían sin público y se daban a conocer mediante documentación fotográfica. También hemos visto varios trabajos fotográficos posteriores donde la obra parece documento, restos de acciones o falsos fotogramas que evocan un suceso pasado, que puede ser o no real. ¿Podrías hablar del uso que haces de los documentos (fotografía, imágenes, libros, notas…) para construir relatos? ¿Cómo entiendes la relación entre realidad y ficción en tu práctica artística?